Ciclovías en Chile: una realidad que va en alza

Durante los últimos 10 años, Santiago se ha convertido en una ciudad que ha tenido un gran avance en el uso de la bicicleta y el desarrollo de vías especiales para este medio de transporte.

 En concreto, en el año 2003 en Santiago había solo 20 kilómetros de ciclovías, algo así como la distancia que hay entre Quinta Normal y Las Condes. Quince años más tarde, la realidad es totalmente distinta: hoy la capital de nuestro país cuenta con más de 300 kilómetros de rutas exclusivas para las bicicletas.

Según un estudio de MapCity, en los últimos cinco años este tipo de vías creció un 74% solo en Santiago, donde tres comunas resaltan entre las mayores alzas de construcción de ciclovías: Macul, Quilicura y San Miguel, que han sumado 4,9 km, 2,6 km y 2,3 km respectivamente. Tal como explica Cristián Araneda, gerente de estudios de MapCity, “gran porcentaje de las ciclovías se ha consolidado principalmente en zonas de alto nivel de comercio y servicios, convirtiéndose en un medio de transporte intercomunal”.

El primer lugar se lo lleva la comuna de Santiago, que acumula la mayor distancia de ciclovías, con 47 kilómetros. Por detrás están La Pintana (26 kilómetros), Las Condes (25 kilómetros) y Providencia (23.4 kilómetros).

Pero por supuesto que esa extensión ha sido gradual. En 2011, Santiago contaba con 195 kilómetros de ciclovías, lo que subió a 214 en 2013, 234 en 2014 y 287 en 2016. Y, obviamente, el aumento de las ciclovías se condice con un mayor uso de la bicicleta. Hace 7 años atrás, en 2011, se realizaban aproximadamente 600.000 viajes diarios en bicicleta solo en Santiago. Hoy, se realizan 1,2 millones viajes diarios en bici, lo que ubica a Santiago, y específicamente Chile, como entre los países líderes en Latinoamérica en cuanto al uso cotidiano de este medio de transporte, junto con Colombia.

Otro importante avance en el sistema del transporte de la capital es la creación de la Línea 0 en el metro de Santiago, que busca integrar a la bicicleta como medio de transporte a través del arriendo de estacionamientos en las estaciones del metro. El plan supone instalar 93 bicicleteros de aquí al 2021, mientras que los estacionamientos comenzarán a construirse en la Línea 6 (en las estaciones Cerrillos, Pedro Aguirre Cerda, Franklin, Biobío e Inés de Suárez). Después se sumará la Línea 3 (en las estaciones de Cal y Canto y Parque Almagro, Matta y Castillo Velasco).

Además de los estacionamientos, el gobierno del presidente Sebastián Piñera está planeando la construcción de dos ciclovías nuevas en Santiago. La primera conectará Pedro Aguirre Cerda con Macul, en una extensión de 6,8 kilómetros. La segunda estará entre Cerro Navia y Quinta Normal, por medio de 5,6 kilómetros.

En regiones, Talca aparece como la ciudad que tiene la ciclovía con mayor tráfico, con más de 8 millones de usuarios desde que se comenzó el conteo en diciembre de 2015 hasta abril de este año.

Pero para los expertos hay un desafío mayor que es más importante que seguir construyendo ciclovías. Se trata de unir las rutas que hay en Santiago. La consultora Urbanismo y Territorio realizó un estudio en 2014, donde se detectaron 245 puntos de discontinuidad en las vías. Dividieron en tres escalas el tipo de interrupción: escala menor (distancia corta entre trazos, de menos de una cuadra), escala media (entre una y tres cuadras) y escala mayor (por situaciones estructurales no resueltas, como autopistas, un río, quebradas, etc.). De ese total, 18 están en categoría mayor, 151 en media y 76 en la menor.

Para Hernán Silva, socio fundador de UYT, es más importante conectar las ciclovías que seguir ampliando la extensión. "Cuando el Metro construye una línea, no lo hace sin tener combinaciones. Y con las ciclovías hay que hacer lo mismo”, explicó.

Frente al creciente uso de las bicicletas, el plan Santiago Pedaleable de la Intendencia Metropolitana contempla construir 10 kilómetros conectores para unir las 70.000 ciclovías de siete comunas, además de implementar un nuevo estándar de diseño para estas rutas, con demarcaciones azules en los cruces, más anchas, preferentemente unidireccionales y estacionamientos, entre otros aspectos.

Por otra parte, se espera que el segundo semestre de 2018 se termine de construir la ruta de 6,1 kilómetros en la ribera principal del río, parte del proyecto Mapocho Pedaleable.

Nuevo llamado a la acción

¿TE GUSTÓ LO QUE LEÍSTE? ¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

ENTREGAS 100%
ELÉCTRICAS

Inscríbete Aquí