Las preguntas que tienes que hacerte antes de lanzar un e-commerce

Cuando Amazon se fundó en 1995, sólo vendían libros. Pero Jeff Bezos sabía que quería convertir su negocio en una plataforma en donde se pudiera comprar todo. Absolutamente todo. Así, primero se instaló en el garaje de su casa con servidores que consumían tanta electricidad que no podían conectar un secador de pelo o aspiradora sin que hicieran un corto circuito.

Pero hoy las cosas son, por lo menos desde una perspectiva, un poco más fáciles. Internet ha solucionado el tema del espacio físico de una marca o empresa al ofrecer un mundo virtual en donde comprar. Sin embargo, la competencia es mucho mayor y por lo mismo, es necesario hacerse unas preguntas básicas antes de decidir lanzar – y si estás listo - un e-commerce.

En primer lugar, es necesario preguntarse cómo empezar una tienda online. Es como elegir el tamaño de la tienda y su ubicación, en el caso del comercio tradicional. Dependiendo de los productos decidirás si es necesario o no tener una página web. Por lo general se recomienda tenerla, ya que le da cierta formalidad al negocio y además permite que potenciales clientes te encuentren por medio de las búsquedas de internet. ¿El paso siguiente? Atraer clientes. Lo más fácil es hacerlo mediante las redes sociales. Actualizar tus cuentas constantemente y hacer promociones de descuentos durante el período de marcha blanca es una buena estrategia para generar un mayor engagement.

El segundo paso es aclarar si tienes la inversión mínima para funcionar. Incluso si un e-commerce permite ahorrar en capital humano y una oficina física – dependiendo del tamaño del negocio-, debes tener en cuenta que necesitas pagar el hosting de tu web e invertir en publicidad, sobre todo en un comienzo, para darte a conocer. Además, es necesario saber cuánto pretendes que tu negocio se expanda cada año.

La optimización del proceso de venta es otro punto fundamental a tener en cuenta antes de lanzar un e-commerce. Independiente del diseño de la página, es necesario crear una estructura que sea llamativa e intuitiva para un cliente y así estarás optimizando el proceso de venta. Debes lograr que el cliente entre a tu página web pero se quede a mirar los productos o servicios que ofreces.

Preguntarte si puedes manejar el almacenamiento y el despacho de un e-commerce es otro punto clave. Al comienzo es probable que sea más conveniente pagar por guardar tu stock, pero a medida que tu negocio crece lo ideal es tener tu lugar propio. Por otro lado, existen tiendas virtuales que deciden hacer los envíos mediante el correo, mientras que otras contratan a otros servicios de despachos que no solo entregan el producto, sino que tienen un sello en particular, como Muvsmart. El beneficio de utilizar Muvsmart es que no estarás contaminando y además no te tienes que preguntar cómo vas a determinar los costos de envíos, ya que depende de un servicio externo a tu e-commerce.

Otra de las grandes dudas que cualquier emprendedor tiene es qué sistema de pagos utilizar. Algunos optan por transferencias electrónicas o servicios como PayPal. Para el cliente podría ser más cómodo el segundo, aunque cobra comisiones.

Por último, ¿debes permitir las reseñas, comentarios o quejas de los usuarios? Sí, porque ayudan a aumentar tu credibilidad. La gracia de un e-commerce es la instantaneidad y sobre todo en el caso de las redes sociales, se debe aprovechar de interactuar con los clientes.

Si recién acabas de lanzar tu e-commerce te recomendamos usar La Matrix , un proyecto chileno que busca potenciar a los emprendedores chilenos por medio de una red de empresas conectadas entre sí que colaboran unas con otras. Se trata de apoyar a este tipo de negocios por medio de la creación de una tienda online, conexiones con todos los Marketplace, los despachos, merchandising, facturaciones, atención al cliente, contabilidad y todo lo que un e-commerce pueda necesitar. 

Nuevo llamado a la acción

¿TE GUSTÓ LO QUE LEÍSTE? ¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

ENTREGAS 100%
ELÉCTRICAS

Inscríbete Aquí