Las ventajas de un negocio más sustentable con el medio ambiente

Si trazamos una línea a lo largo de la historia de la humanidad, pareciera que hace no mucho luchábamos contra un entorno hostil por nuestra supervivencia. Los siglos pasaron y, a medida que dominamos cada vez más la naturaleza, nos encontramos con un peligro aún mayor: la progresiva destrucción de nuestro ecosistema. Hoy más que nunca nos vemos obligados a volver a torcerle la mano al destino y replantear nuestra forma de utilizar los recursos naturales, pero ¿por dónde partir? Se pueden incentivar las inversiones en el mejoramiento del medio ambiente, pero la manera más orgánica de hacerlo es que la industria considere la sustentabilidad ambiental como una ventaja competitiva. Si piensas empezar un negocio sustentable o adoptar medidas para que tu empresa sea más amigable con el medio ambiente, la siguiente información podría terminar de convencerte.

Reciclar los costos

Las iniciativas que impulsan la reducción de gases de efecto invernadero, por ejemplo, no solo contribuyen a una mejor imagen de la empresa frente a la sociedad: también implican una mayor eficiencia energética, lo que a la larga significa menores gastos y un mayor margen de ganancia. Si vamos más allá e invertimos en reciclaje, podemos incluso transformar esos molestos costos de desechos en nuevos ingresos por medio de la venta del material reciclado.

De hecho, el solo hecho de reducir la cantidad de desechos puede traer beneficios inmediatos. Tómese en cuenta el caso de Dow Chemical Co , que en un proyecto de tres años redujo la producción de 26 diferentes químicos a solo uno; si bien hubo de invertirse más de US$3 millones para llevar a cabo este proceso, hoy en día significa un ahorro de más de US$5 millones al año, sin mencionar la consecuente mejora en la calidad y volumen de su producción.

 

El verde te queda mejor

Quizás una de las razones más relevantes para tener un negocio sustentable es la evidente mejora en la imagen de la empresa. Hoy el cuidado del medio ambiente es una preocupación global y el demostrarlo provoca una natural empatía en el consumidor, lo que hace que muchas veces la decisión de compra entre dos productos similares tienda generalmente a la opción sustentable. Tómese, por ejemplo, la experiencia de Loreal, un gigante de la cosmética que planea emitir una huella de carbono neutral para el año 2020. Sus plantas de manufactura funcionan en un 100% con electricidad renovable –gracias a la instalación de paneles solares– y su centro de distribución en Dallas cuenta con 12 molinos de viento, medidas que van de la mano de su campaña Sharing Beauty With All.

Asimismo, el cumplimiento de ciertas normativas ambientales o el hecho de tratarse de proyectos amigables con el medio ambiente facilita enormemente la obtención de créditos, fondos, subsidios y  licitaciones de administraciones públicas; bancos como el Cooperative Bank (de Reino Unido), el Triodos Bank (de Holanda) y el GLS Gemeinschaftsbank AG (de Alemania) tienen como primer criterio para entregar créditos el que se trate de un negocio sustentable.

Como se puede apreciar, son muchas las ventajas de un negocio sustentable con el medio ambiente, pero tal vez la razón más lógica de todas es la creciente legislación en torno a los desperdicios y eficiencia energética de la industria. Ser un pionero en esta materia no solo te pone como negocio un paso más adelante que el resto: también es una forma de anticiparse a procesos que, de ser forzosos y contra reloj, podrían terminar significando más gastos.

Nuevo llamado a la acción

¿TE GUSTÓ LO QUE LEÍSTE? ¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

ENTREGAS 100%
ELÉCTRICAS

Inscríbete Aquí