Por qué deberías preferir empresas sustentables

Probablemente lo primero que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de sustentabilidad es un compromiso con el medio ambiente y la disminución de la contaminación. En el caso de una empresa, ser sustentable implica varias cosas. En primer lugar, existe una responsabilidad con la comunidad que va más allá de las ventas o los servicios que puede ofrecer, desde sueldos justos, buenas condiciones laborales, el impacto en la comunidad y la reducción de la huella de carbono o cero residuos.

Desde el lado de las organizaciones, ser sustentable incide positivamente en la imagen que se proyecta a los diferentes públicos y constituye un propósito que motiva a todos quienes están involucrados de una u otra forma con la empresa y su propósito.

Por otro lado, las empresas de hoy de hoy son más conscientes que las del siglo XX. Antes, las empresas daban empleos, eran rentables, crecían y generaban riqueza. Ahí quedaba su papel. Pero, ¿qué pasaba con el medio ambiente? ¿Qué pasaba con las condiciones laborales? ¿Qué pasaba con las empresas que obtenían utilidades a costas de dañar el entorno? La verdad es que nada mucho, no había conciencia de este impacto.

Ahora las empresas saben que tienen una preocupación y responsabilidad mayor, que es producir y crear simultáneamente impactando de forma positiva al colaborar con el entorno. Además, las empresas sustentables saben que no es suficiente con sólo dar empleo. Están involucradas en las preocupaciones de la comunidad y responden a la necesidad de corregir o mejorar los errores que se hicieron en el pasado.

Los avances tecnológicos actuales han generado necesidades mucho mayores que las del siglo pasado, pero los recursos siguen siendo limitados. Sin embargo, los clientes ahora están mucho más informados y empoderados, por lo que demandan una industria sustentable. Quieren y piden que las empresas sean responsables

Sumado a lo anterior, los gobiernos y diferentes organismos internacionales, que influyen en la forma de pensar de la opinión pública, han hecho bien su trabajo al informar sobre la huella de carbono, haciendo del calentamiento global algo real.

Hoy el panorama ya cambió. Somos más conscientes y creemos en un crecimiento sostenible y responsable. Quienes no se suban a este carro corren el riesgo de desaparecer, así como quienes tomen este cambio de consciencia como propio tienen la cancha a su favor.

¿TE GUSTÓ LO QUE LEÍSTE? ¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

ENTREGAS 100%
ELÉCTRICAS

Inscríbete Aquí